Boletín FSBA Vol. 4

Soledad Valenzuela. FSBA

El lugar del terapeuta

Una entrevista con Soledad Valenzuela, MA.

Una relación terapéutica tiene belleza y peligro. Exige compartirte con otro ser humano de una manera íntima y vulnerable.

¿Cómo deben relacionarse los terapeutas con los clientes? ¿Debería el terapeuta ser una pizarra en blanco? ¿Cálido y difuso? ¿Ofrecer análisis… o permitir que el cliente haga todo el análisis? Los diferentes tipos de terapia ofrecen diferentes respuestas.

Soledad Valenzuela dirigió un taller en febrero y se centró en un concepto difícil que algunas modalidades simplifican en exceso: el lugar del terapeuta. Soledad es entrenadora de la Sociedad de Análisis Bioenergético de Florida. Es Maestra Licenciada en Psicología Clínica, Psicoterapeuta Bioenergética Certificada FSBA y fue fundadora de la Escuela de Bioenergética en Chile. Tiene una práctica privada activa y dirige talleres en todo el mundo.

Durante su reciente taller en Florida, los estudiantes quedaron impresionados por su increíble presencia terapéutica. Era suave pero contencioso, cariñoso pero fuerte y seguro pero curioso. Soledad compartió algunas ideas en una entrevista después de su taller.

| El lugar del terapeuta |

La mayoría de las personas que han estado en terapia de alguna manera han oído hablar de la transferencia y la contra transferencia. La transferencia es lo que los clientes sienten y proyectan en un terapeuta. La contratransferencia es lo que un terapeuta siente y proyecta en un cliente.

Estas increíbles herramientas nos permiten aprender sobre nosotros mismos como terapeutas y clientes. Sin embargo, Soledad dice que primero hay que evaluar otra cosa antes que la contratransferencia y la transferencia.

“En el programa de formación y en las universidades aprendemos sobre transferencia y contra transferencia, pero para mí hay trabajo previo. Es donde el terapeuta dice: ‘¿Quién soy yo en este lugar?’ No se trata del cliente: se trata de mí, mi historia, mi biografía, mis expectativas y mis miedos. Es el trabajo previo al trabajo de transferencia y contra transferencia”.

Antes de que un cliente ingrese a su oficina, Sol se pregunta: “¿Quién soy yo en este momento en que le doy la bienvenida a este cliente?” Ella dice que estar en sintonía contigo mismo es la única forma de evitar que tus problemas formen parte del proceso del cliente.

“Su propio cansancio, su propia falta de equilibrio, su propia falta de felicidad o vitalidad, tal vez sus propios sentimientos superficiales pueden afectar su percepción”, dice ella. “Si estás muy equilibrado, muy presente, muy en paz contigo mismo, entonces puedes construir una relación muy natural con el cliente”.

| Práctica, no teoría |

Por supuesto, mantenerse en sintonía consigo mismo como cliente o terapeuta es difícil cuando llega tarde, tiene eventos estresantes de la vida que ocurren fuera del entorno terapéutico o simplemente no ha comido y se muere de hambre. Soledad también tiene esos días y esos tiempos, pero ha aprendido a recuperar su presencia terapéutica en los días difíciles.

“Para mí, en mi oficina, el proceso de respiración es el núcleo absoluto de todo”, dice. “Si me doy cuenta de que no estoy respirando profundamente, sé que no estoy en sintonía”.

Cuando eso sucede, Sol a menudo le pregunta al cliente si puede tomarse un minuto, y “a veces el cliente también se toma un minuto para sí mismo”. Algunos terapeutas pueden sentirse culpables o extraños al hacer una pausa en una sesión, pero Sol dice “Está bien, porque si No puedo respirar, no puedo estar presente. Cuando estoy en sintonía y el cliente está frente a mí y me mira a los ojos, me doy cuenta de que algo falla”.

La presencia de un terapeuta, sostiene Sol, es una forma de recibir a los clientes con todo su cuerpo y con todo su espíritu.

Si, después de respirar, sigue temiendo las sesiones como terapeuta, Sol dice que puede estar trabajando demasiado. “Me doy cuenta de que estoy trabajando demasiado desde mi mente, no desde mi cuerpo”, dice. “Cuando trabajo demasiado con mi mente, y no con mi cuerpo, las cosas se vuelven difíciles y pienso demasiado”.

Ciertos pensamientos son señales de advertencia. “Empiezo a pensar ‘¿Qué puedo hacer? ¿Qué puedo hacer? ‘”, Dice. “Haré que el cliente se siente, se levante y golpee el colchón. Me doy cuenta de que todo esto es para mí. Necesito estar tranquilo y considerar lo que me está pasando. Necesito pensar no con mi mente, sino con todo mi organismo, incluido mi cuerpo. De esta forma siempre es sencillo .

Cuando hacemos demasiado, perdemos nuestra base y nuestro enfoque en el paciente, dice. “Cuando un cliente viene a mi oficina y empiezo a planear qué hacer, esto es malo… porque tengo un plan, no curiosidad. Siempre debemos estar sorprendidos. Si no me sorprende, algo anda mal”.

Los clientes también pueden distraerse y extrañar sentimientos que pueden indicar problemas mayores. Por ejemplo, aquellos que se sienten resentidos por venir a terapia pueden tener algo en lo que trabajar. Deberían explorar esto con su terapeuta. Podría ser resistencia de alguna forma.

“Cuando yo era así como cliente”, dice Sol, “mi terapeuta siempre decía: ‘Sol, ¿hay algo de lo que no estamos hablando? ¿Qué es?’ Ella tomaría el elefante y lo pondría sobre la mesa “. Esto ayudó a Sol a reenfocarse y volver a participar en su propio proceso.

| La humilde realización |

A veces, podemos estar haciendo nuestro mejor esfuerzo como terapeutas o como clientes y algo todavía no está funcionando. Hemos evaluado los problemas que podemos nombrar en la relación, pero aún así … algo no está bien.

Puede ser muy descorazonador como cliente o terapeuta admitir que la relación terapéutica ya no avanza. Sol dice que este puede ser un momento de crecimiento muy importante para el terapeuta y el cliente.

“Para mí, se trata de ser humilde, de reconocer que hay algo que no sé. Hay algunos diagnósticos y algunas patologías con las que no trabajo. Las cosas que regularmente me hacen perder el centro, no las puedo hacer. También respeto mis límites y nunca veo a más de siete personas por día”.

| Palabras finales |

A Sol le apasiona ayudar a los terapeutas y clientes a encontrar el estilo terapéutico que les funcione. Ella recomienda leer libros e incluso ver películas para comprender mejor la relación terapéutica.

“Lea biografías: Carl Jung, Freud o Winnicott”, dice. “Lea la biografía y vea cómo este ser humano construyó la presencia en la que trabajaba. La teoría de Carl Rogers de cómo se puede recibir al cliente con aceptación es una obra hermosa”.

“Necesito pensar no con mi mente, sino con todo mi organismo, incluido mi cuerpo. De esta forma siempre es sencillo ”.

Soledad Valenzuela, MA.


Siguiendo el cuerpo

por Charles Martin, PhD.

Los pensamientos se precipitan al frente de mi mente, y luego regresan a los bordes oscuros, los recovecos, como peces inquietos en constante movimiento en un estanque. ¿Donde empezar? Este fue el momento inicial cuando me senté a escribir este artículo, después de que accedí a escribir algo sobre el tema de “usar el cuerpo para seguir las necesidades del cliente durante la sesión”.

Este también es el momento inicial: estar con mi cliente mientras descubrimos dónde puede comenzar el trabajo. Los pensamientos se lanzan de un lado a otro. ¿Donde empezar?

Cuando empiezo a escribir, me pregunto… ¿Sobre qué cuerpo en terapia me pedían que escribiera? ¿Atendiendo al cuerpo del cliente? ¿O atendiéndome a mí, a mi cuerpo? Ahh … Así que aquí es donde comenzamos – con la escritura.

Y con mi cliente. Estamos en un programa de capacitación, haciendo un trabajo en grupos pequeños, por lo que también hay tres observadores en nuestra sesión.

Ruido mental extra para mi cliente y para mí. Ser observado puede traer energía, miedo, orgullo, vergüenza y más. Puedo sentirme tirando del círculo de conciencia hacia adentro para asimilar suavemente solo al cliente y nuestro trabajo en conjunto.

¿Qué hay aquí, ahora mismo? ¿Lo que está sucediendo? ¿Qué está pasando con mi cliente? ¿Conmigo? ¿Con nosotros? ¿Qué se está moviendo o reteniendo? Porque sostener, también, es un movimiento. Un movimiento contra el impulso inicial de moverse.

Sintiendo. Sentimiento. En mí mismo, incluso cuando me dejo llevar cada vez más a mi cliente. Su mirada de pie, respirando.

Ella me gusta. Quiero que le vaya bien en este trabajo. Ahí está ese viejo ruido. Querer hacerlo bien. Y en los siguientes momentos dejar que el ruido en mi cabeza diera paso a asentarme en el ahora de mi propio cuerpo. Algo de ruido, y también el asentamiento.

Ahora soy más capaz de sentir y sentir lo que está sucediendo con mi cliente, en su cuerpo-mente. Más capaz de asimilar eso, ahora mismo, mi cliente me está mirando y luego aparta la mirada rápidamente.

Esperando. Respirando tenso.

Mi cliente me dijo que quería trabajar en algo sobre la confianza en su energía sexual adulta. Aprecio su franqueza y coraje al perseguir algo como esto. Incluso ahora, cuando me doy cuenta de que mi cuerpo se agarra al suelo con los dedos de los pies, se levanta, tratando de no sentir mi ansiedad. Mis propios ojos tratando de captar al cliente, pero también más tensos de lo habitual. Todavía no puedo dejar entrar completamente a mi cliente.

Existe la necesidad de conectarse, pero también el miedo. ¿De quién es ese impulso? ¿De quién es la preocupación? Querer explorar, que se presente ayuda, pero no confiar. Levantándose en su cuerpo, balanceándose hacia adelante y hacia atrás, tratando de ser un buen cliente al querer trabajar en este tema, pero no del todo en sí misma. No del todo confiado.

Se me había ocurrido una imagen al principio, algo que había visto en algún lugar de un artículo, pero la idea había regresado al borde del estanque como un pez asustado. ¿O lo había rechazado porque la sugerencia era demasiado intrusiva? ¿Porque me estaba arriesgando? ¿Porque sentí el cuidado que necesitaba? ¿Quién necesitaba tener cuidado?

¿Mi cliente? ¿Me? Si.

“Vamos a estar aquí por un rato, y sentir nuestro camino en nuestras piernas. Siente el suelo “.

¿Quién necesitaba eso? Nosotros dos. Mis dedos de los pies me dijeron que lo necesitaba, e incluso cuando sentí mis dedos y los dejé caer, ahora podía ofrecer la sugerencia a mi cliente.

“Dijiste que querías hacer algo para trabajar con tu pelvis, con tu energía sexual. También quiero asegurarme de que se sienta seguro. Tal vez podrías sostener una manta entre nosotros, para que puedas estar aquí y también estar a cargo mientras haces algunas cosas para explorar el movimiento de tu pelvis. “Alivio. Los hombros se asientan. Sus hombros. Mío. Podemos explorar este campo y ella está a cargo de lo que comparte y experimenta.

La imagen inicial era un buen camino a seguir, y sentir en nuestras piernas nos ayudó a ambos a encontrar el ritmo correcto. La presencia adecuada, por el momento.

Mente de cuerpo. Sintiendo. Sentimiento. Imágenes. Pensamientos. Todo es parte de nosotros. Toda la informacion. Los impulsos pueden surgir en todos ellos, porque somos un cuerpo-mente. Y pueden emerger en el yo corporal de mi cliente y en mi propio yo corporal.

Dos cuerpos están en un espacio compartido. Hay algo que puede enseñarnos y guiarnos en cada parte. Sentir, sentir, imágenes, pensamientos, impulsos.

Los peces, el agua del estanque, los límites del estanque, la tierra que sostiene el agua, el movimiento del agua. El cuerpo del cliente, mi cuerpo, el espacio compartido, la tierra.

En lugar de usar el cuerpo, déjese mover por él. Ser movido. Sea.

Traducción automática al español.
Copyright y Fuente original en inglés: FSBA Newsletter Vol. 4

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *