Boletín FSBA Vol. 2

Alberto Wang. FSBA

Elección de la bioenergética

Entrevista con Alberto Wang, MA y Ana Murillo.


Los terapeutas y las personas que buscan terapia tienen muchos métodos terapéuticos diferentes para elegir. El éxito proviene de encontrar una terapia que le hable a su mente y tal vez a su cuerpo. Ana Murillo y Alberto Wang, dos terapeutas y entrenadores bioenergéticos extremadamente talentosos, discutieron algunos aspectos únicos de la bioenergética a considerar al tomar la decisión de ser un terapeuta o cliente bioenergético.

Ana vive en Buenos Aires, donde tiene una práctica privada y es la coordinadora académica de la Escuela de Bioenergética en Argentina. Alberto ha estado involucrado en Bioenergética desde 1986, cuando se entrenó con Alexander Lowen. Es codirector de las escuelas de Bioenergética de Argentina y Chile. Ana y Alberto están casados ​​y viajan internacionalmente para dirigir talleres de Bioenergética.

| Cómo eligieron la bioenergética |

Ana y Alberto han dedicado gran parte de su vida a experimentar, practicar y enseñar Bioenergética. Entonces, ¿cómo se comprometieron con la bioenergética?

Ana compartió que en un momento sintió que faltaba algo tanto en su cuerpo como en su capacidad para ayudar a sus clientes. Después de su primera experiencia con la terapia bioenergética, sintió que le daba más significado tanto a su vida personal como a su rol profesional.

“Empecé porque tuve la oportunidad de experimentar la bioenergética”, dijo. “Estaba vivo pero cansado. La bioenergética me dio la oportunidad de diseñar mi vida”.

Alberto estudiaba música en una universidad y comenzó a trabajar con actores en un coro como director. Cuando un colega le pidió que ayudara a los actores a encontrar sus voces (porque estaban luchando), Alberto comenzó a explorar diferentes formas de ayudarlos. Luego aprendió de los actores que trabajar con las emociones ayudaba a sus voces.

Después de una sesión, un actor se le acercó y le agradeció la increíble sesión de Bioenergética. Alberto no sabía qué era la Bioenergética, así que lo investigó. Leyó uno de los libros de Alexander Lowen y finalmente fue a conocer a Lowen.

“No encontré Bioenergética”, dice Alberto. “La bioenergética me encontró”.

| La elección de la bioenergética para el trabajo en pareja |

Durante mucho tiempo, la bioenergética se ha utilizado para terapias individuales y grupales. Recientemente, ha aumentado el interés por utilizar el análisis bioenergético en la terapia de pareja.

Alberto y Ana han estado explorando esto. Dicen que, al igual que en el trabajo con grupos o individuos, el énfasis está todo en el sistema energético.

“Hacer un análisis bioenergético con parejas te da la oportunidad de reconocer la energía que fluye en el sistema de pareja”, dice Alberto. “La energía de dos individuos crea un tercer sistema energético. Necesitamos comprender la fluidez de la energía en el sistema energético de la pareja. Necesitamos ver dónde están los bloques en la energía”.

“Para mí”, agregó Ana, “la salud de la vida en el sistema de pareja tiene mucho que ver con reconocer primero quién soy. Si no estoy arraigado en mí, no podemos estar arraigados como pareja. Para mí la Bioenergética tiene mucho que ver con aprender algo muy complejo. Estoy listo para permanecer en una relación cuando esté listo para quedarme conmigo mismo. Respetar el crecimiento de cada persona en el sistema es un gran tema”.

Ana y Alberto una vez hablaron sobre el trabajo de pareja en bioenergética con Robert Glazer, PhD, quien sabiamente dijo: “Una pareja debe estar conectada de mente a mente, de corazón a corazón y de genitales a genitales”.

| Elegir el amor en bioenergética |

Al explorar aspectos importantes de la bioenergética, encontrará técnicas, teorías y posiblemente videos de YouTube de personas gritando sobre un taburete. Lo que quizás no encuentres son sus sutilezas, como la importancia del amor.

Esto es algo que apasiona tanto a Ana como a Alberto. Su pasión se demuestra en los artículos que han escrito y es visible en el hermoso trabajo que realizan con sus clientes y aprendices. Alberto y Ana trabajan en equipo y parecen tener un flujo de energía mágico que los mantiene conectados con el cliente, entre ellos y consigo mismos. Este flujo de energía se compone de amor.

“Cuando trabajo con un cliente con Bioenergética u otra terapia, es lo mismo”, dice Alberto. “Trabajamos con un cliente y establecemos una relación entre el cliente y el terapeuta. Esta relación genera mucha transferencia y contra transferencia. Necesitas que esta relación contenga el amor”.

Continuando, dice, “Sin amor en la relación terapéutica, es imposible seguir las señales. Si no puedo ver las señales, mi trabajo es comprender qué sucedió en la relación con el cliente y ver si el amor fluye con fluidez. Si el amor fluye con fluidez, es posible hacer y seguir señales”.

Ana dice que usar el amor en bioenergética es una consideración ética.

“El amor en bioenergética lo es todo”, dice. “La vida es amor. No puede haber vida real si no hay amor. Amar no es solo ser amable o más abierto: es mucho más que eso. El amor es la capacidad de seguir lo que la vida te propone. La forma en que escuchas lo que te propone la vida es a través de personas y situaciones”.

Continuando, dice, “Éticamente, en Bioenergética el tema más importante es aprender sobre nosotros mismos y nuestra capacidad para seguir y respetar plenamente lo que la vida nos propone cuando tenemos un cliente frente a nosotros. La primera cuestión es si puedo distinguir si lo que estoy a punto de hacer es para mis necesidades o para las necesidades del cliente. El objetivo es proporcionar la estructura para que el otro vaya a donde quiera ir, no a donde yo creo que debería ir.

“Es el trabajo más difícil del mundo, creo. Otro aspecto del amor es sentirnos profundamente humildes por lo que podemos hacer en un momento determinado. Creo que la vida real tiene que ver con el amor”.

| La elección es una responsabilidad |

Ya sea que elija la Bioenergética como una herramienta terapéutica para ayudar a los clientes o como una forma de cambiar su propia vida, la elección es un compromiso.

“Lo que hacemos cuando hacemos Bioenergética”, dice Ana, “es reclamar el derecho a ser nosotros mismos. Tratando de distinguir lo que necesitamos. Recuperar nuestro cuerpo es recuperarnos a nosotros mismos. Esto no es facil. Es una gran responsabilidad”.

Elegir la terapia bioenergética es más que elegir un enfoque terapéutico. Es elegir un estilo de vida y comprometerse consigo mismo a vivir plenamente. Para Ana significa “nunca dejes de aprender, nunca dejes de escuchar y siempre sigue aprendiendo sobre ti”.

| Palabras finales |

Utilizar la Bioenergética en tu vida profesional y personal es un compromiso contigo mismo, una responsabilidad con tu cuerpo. No es fácil pero trae grandes recompensas.

“Vuelve a sentir tu cuerpo”, aconseja Alberto. “Es tan simple. Pero vivimos en una cultura en la que es importante pensar y no sentir. Nadie sabe exactamente cuántos sentimientos tienes cuando piensas o cuántos pensamientos tienes cuando sientes. Pero necesitas aprender a pensar y sentir. La bioenergética es un campo especial en el que vuelves a sentir tu cuerpo, ese es el verdadero mensaje”.

“Vuelve a sentir tu cuerpo. Vivimos en una cultura donde es importante pensar y no sentir. La bioenergética es un campo único donde vuelves a sentir tu cuerpo; ese es el verdadero mensaje de la bioenergética”.

Alberto Wang, MA.


“Cómo elegí la bioenergética”

por Sabine O’Laughlin.

Sabine O’Laughlin, MD, es patóloga en Jacksonville, Florida. Es egresada (2017) del programa de formación FSBA. Sabine ha dirigido talleres y le apasiona integrar el Análisis Bioenergético y el trabajo de las mujeres.

He sido estudiante de Diamond Heart Approach (AH Almaas) durante casi 20 años. Como parte de la formación del profesorado, se nos pidió leer un libro (Bioenergética) de Alexander Lowen. No disfruté ese libro, pero pensé que podría haber algo sobre la fisicalidad que no había explorado. Así que busqué en Google “Bioenergética” para ver si podía aprender más. ¡Para mi sorpresa, había una Sociedad de Bioenergética a 1,5 horas de mi casa! ¡Bote!

Hice una cita con Robert Glazer, PhD (Bob) y conduje hasta Old Belamy Road después del trabajo un lunes por la noche. De camino a la casa de la granja, una oscuridad espeluznante me rodeó.

Entré en la casa de la granja y encontré muchas cosas allí. Mientras absorbía eso, Bob salió de su oficina y dijo: “Quédate ahí …”. Me miró de arriba abajo, me pidió que me diera la vuelta y luego me contó la historia de mi vida basada en lo que vio. Pensé que era increíble.

Tuvimos la sesión y al final se fue a la “trastienda”. Regresó con 10 libros, me los dio y dijo: “Aquí, lee estos”. Pensé para mí mismo: “Jesús, esta bioenergética va a llevar bastante tiempo”.

En la siguiente sesión, una semana después, había logrado leer dos libros (Love, Sex and Your Heart y Fear of Life) e informé cómo ese conocimiento me había impactado y cómo estaba viendo patrones encerrados en mi cuerpo. Bob respondió: “Acabas de ahorrarte 10 sesiones”.

Le dije a Bob que me encantaría aprender más sobre bioenergética. Bob me inscribió en el entrenamiento. No sabía que estaba REALMENTE en un programa de capacitación hasta que me gradué al final del segundo año.

¡Decir que mi tiempo en el programa de capacitación ha sido un par de años impactantes y que me han cambiado la vida sería quedarse corto! He conocido a gente espectacular de todo el mundo, he aumentado mi propia comprensión de mí mismo, he aprendido sobre mi historia personal y todas mis relaciones han encontrado un camino de transformación hacia más amor, vida y pasión.

Traducción automática al español.
Copyright y Fuente original en inglés: FSBA Newsletter Vol. 2

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *