Boletín FSBA Vol. 1

Silvina Henríquez. FSBA

El proceso bioenergético

Entrevista a Silvina Henriquez, MA.

El análisis bioenergético es diferente a la psicoterapia tradicional. Su premisa es que, como niños, aprendemos a tensar los músculos en diferentes partes de nuestro cuerpo como defensa contra emociones abrumadoras.

Con el tiempo, estas emociones se bloquean en la musculatura del cuerpo, detienen los flujos de energía y limitan la conciencia, los sentimientos y la expresión. La terapia bioenergética incorpora el trabajo corporal para liberar emociones prolongadas y desbloquear la energía, restaurando la vitalidad.

En este número, le hemos pedido a una practicante líder que explique cómo usa la bioenergética en su práctica.

Silvina Henriquez es una terapeuta bioenergética certificada que tiene una próspera práctica privada y dirige capacitaciones en bioenergética en muchos países. Su trabajo encarna fuertemente los principios básicos del proceso bioenergético.

| El primer contacto |

Para Silvina, la primera parte del proceso es construir una relación terapéutica con el cliente. Esto a menudo comienza con el primer contacto. Puede ser reconfortante para algunos clientes saber qué esperar cuando asistan a su primera sesión.

“En general, los clientes que vienen a mi oficina ya saben que tengo un enfoque bioenergético”, dice Silvina. “Es posible que no sepan qué significa esto exactamente, pero saben que no se trata solo de terapia de conversación, trabajamos con el cuerpo y la mente”.

Generalmente, el primer contacto es una entrevista telefónica, y Silvina explica que la bioenergética es una psicoterapia cuerpo-mente que implica hablar y también escuchar y trabajar con el cuerpo, en un enfoque sistémico. Ella les dice a los clientes que es importante que vengan con ropa cómoda.

| La primera sesión |

Cuando comienza la primera sesión, la primera impresión es muy importante. Comienza cuando el cliente abre la puerta, se conecta con el terapeuta, cuenta su historia, se mueve y se expresa.

“Escuchamos la historia, la voz que tiene mucho que ver con nuestra identidad, y escuchamos el lenguaje del cuerpo. Presto atención a mis sentimientos y a una ‘palabra clave u oración’ que se relaciona con este ser humano en su propio misterio. Por ejemplo, un cliente podría decir ‘Soy fuerte pero estoy cansado de resolver todo solo’ o ‘Necesito que me digas que estoy bien o que voy a estar bien'”.

Después de tener una idea general de los problemas del cliente, Silvina reduce su enfoque. “Prestas atención a lo que sientes y comienzas a enfocarte en qué tan bien se está conectando el paciente, los patrones de respiración, cuánta feminidad o masculinidad ves en el cuerpo, cuánta vida muestra y qué tipo de movimientos están restringidos”.

Hacer que su cliente se sienta cómodo es importante. “Lo primero para mí es que el cliente siente que puede tener suficiente tiempo y espacio”, dice Silvina. “Luego doy el contrato de bioenergética y pido permiso para hacer una lectura corporal o un diagnóstico del cuerpo”.

En este punto, ambos se vuelven más activos. “Ambos necesitamos ponernos de pie y aterrizar, y luego le pediré al cliente que haga The Bow y luego vuelva a aterrizar.

Silvina dice que The Bow es como un Rorschach para terapeutas bioenergéticos. Proporciona mucha información sobre las estructuras del carácter, las tensiones, dónde está cargado o descargado el cuerpo, cuánta conexión a tierra tiene la persona y patrones de respiración.

El arco también brinda mucha información sobre la relación del cliente con el terapeuta y los ejercicios. Por ejemplo, el cliente puede preguntar “¿Estoy haciendo esto correctamente?”, O puede hacer una reverencia en la que se parte la cabeza [mantiene la cabeza en un ángulo extraño] o realmente se lastima la espalda. “Esta es una gran cantidad de información de oro sobre cómo responden al estrés en la vida”, dice Silvina.

| Sesiones posteriores |

Después de la primera sesión, el trabajo continúa. Cada sesión es una parte importante del proceso tanto para el terapeuta como para el cliente. El terapeuta aprende más sobre el cliente y el cliente aprende más sobre sí mismo. Silvina elige intervenciones durante sus sesiones para ayudar al cliente en su proceso.

“Si la persona está enraizada, esperas hasta que su cuerpo te dé la pista o el impulso de adónde ir”, dice ella. “A veces es un movimiento muy leve, como si quisieras deshacerte de algo de peso en los hombros; si lo ves, ese es el camino a seguir. Puede pedirle a la persona que siga ese impulso poniendo más energía en ese movimiento … moviendo el cuerpo para seguir los impulsos. Eso es lo que aprendí de Frank Hladky [un terapeuta, entrenador y mentor bioenergético]; si esperas el cuerpo, siempre te dará la pista por dónde empezar”.

Sin embargo, una pista es solo el comienzo. “Un recuerdo se guarda en el cuerpo, así que sabes por dónde empezar, pero no sabes qué recuerdos puede traer ese movimiento a la sesión”, dice Silvina. “Toda la sabiduría está en el cuerpo y la conciencia del cliente. Como terapeuta, ayudas a la autoconciencia, la autoexpresión y el autocontrol siendo un espejo y mostrando lo que ves, y sugiriendo dónde poner más energía, movimiento y atención”.

| Poner fin a la relación con el cliente |

No hay un marco de tiempo específico para el proceso de bioenergética.

Cada proceso es muy personal, pero Silvina dice que no será menos de un año. Depende de los problemas en los que los clientes quieran trabajar o resolver, y los recursos que tengan o tengan que desarrollar en la terapia.

Decidir interrumpir la terapia es un proceso de colaboración entre el cliente y el terapeuta. Silvina espera que el cliente lo mencione, luego puede sugerir reducir las sesiones de semanales a quincenales o mensuales y ver cómo le va al cliente.

Silvina dice que cuando acepta a alguien como cliente y siente que puede hacer una buena conexión [transferencia, contra transferencia], ‘caminan juntos’ por un tiempo enfrentando los desafíos de la vida. Pero esa relación es un ciclo, y cuando termina, el proceso de vida del cliente continúa.

Cuando un cliente está listo para interrumpir la terapia, Silvina siempre pregunta “¿Cómo llegaste? Como te vas ¿Hay algo que crea que no se abordó?”. También les informa sobre los nuevos recursos que desarrollaron y que siempre pueden regresar cuando lo necesiten, que su tiempo y espacio son seguros.

En los meses previos a la sesión final, trabajan en los patrones de terminación que los clientes usaban antes y en cómo sería más saludable cerrar este proceso sin repetir patrones antiguos o insalubres. La separación no siempre es fácil: pueden surgir problemas de abandono, algunas personas desaparecen y otras necesitan enojarse para irse.

Incluso las personas que no pueden comprometerse con la terapia bioenergética a largo plazo pueden encontrar la terapia beneficiosa. “Algunos clientes vienen del extranjero a trabajar durante una semana con una o dos sesiones diarias, luego vuelven a sus vidas”, dice Silvina. “Puede hacer un seguimiento a través de Skype. No es lo mismo, pero puedes ver grandes resultados”.

| Palabras finales |

El proceso bioenergético es una hermosa aventura tanto para el terapeuta como para el cliente, e implica mucho cuidado y respeto.

“Todo se trata de energía”, dice Silvina. “Nuestro cuerpo es nuestra casa. No tenemos un cuerpo, somos nuestro cuerpo. ¿Cuánta energía sentimos que tenemos? Cuando preguntas, ‘¿Cuánta energía sientes que tienes?’ la mayoría de las personas que acuden a terapia dicen que menos del 60%. Pero no pueden explicar por qué se sienten tan agotados”.

Silvina cree en el punto de vista bioenergético: las tensiones crónicas en el cuerpo y los dolores impiden que la energía fluya dentro de nuestros procesos mentales y físicos. Cada tensión en nuestro cuerpo tiene una relación especial con algo que no puede ser libre, y siempre tiene que ver con las emociones y el tipo de historias que creamos. Si trabaja para liberar esas tensiones, tendrá más energía para hacer algo diferente, sentir algo diferente. Obtendrá conocimientos más profundos y nuevas posibilidades de responder a los desafíos diarios.

“Todo lo que está vivo late, y puedes ver cuán libre es alguien en su propio cuerpo al ser consciente de cómo se mueven, fluyen, se conectan”.

“Todo se trata de energía. Nuestro cuerpo es nuestra casa. No tenemos cuerpo; somos nuestro cuerpo. Cuando haces la pregunta ‘¿Cuánta energía sientes que tienes?’ la mayoría de las personas que acuden a terapia dicen que menos del 60%. Pero no pueden explicar por qué se sienten tan agotados”.

Silvina Henríquez, MA.


“¡Gracias, pies!”

Por Kelly Nenezian.

Recuerdo mi primer Taller de Bioenergética. Soledad Venezuela estaba instruyendo, y una de las primeras cosas que hicimos fue agradecer a nuestros pies.

Para una persona nueva en bioenergética, esta fue una experiencia interesante. Nos hizo inclinarnos y acariciarnos los pies con amor diciendo: “Gracias, pies”. Hicimos esto durante aproximadamente un minuto. No tenía idea de lo que esto significaba ni de lo que pensaba en ese momento.

Más tarde esa noche, reflexioné sobre el día y este momento me llamó la atención. Empecé a pensar en lo increíbles que son nuestros pies. Nos dan equilibrio, nos conectan con el suelo y nos permiten movernos. ¿Por qué nunca me había tomado el tiempo para pensar en esto antes?

De repente me sentí agradecido por mis pies. A partir de esta sencilla pero increíble experiencia, me sentí más conectado con mi cuerpo. Ahora, agradezco a mis pies todas las mañanas cuando me despierto. No solo estoy prestando atención a mis pies, sino que también me siento más tranquilo a lo largo del día sabiendo que mis pies me ayudarán a superar lo que pueda enfrentar.

Si desea comenzar a conectarse con los pies y el cuerpo, tómese unos minutos para hacer este ejercicio: quítese los zapatos y los calcetines y siéntese en el suelo con ambos pies frente a usted. Mire sus pies: ¿Están rosados ​​con la circulación o parecen sin vida y pálidos? ¿Están calientes o fríos? Ahora mueva los pies a la altura del tobillo.

¿Su tobillo está tenso o se mueve libremente? A continuación, mueva los dedos de los pies. ¿Se sienten rígidos o libres?

Cuando esté listo, levántese. Observe cómo se sienten sus pies en el suelo. ¿Se sienten firmemente plantados o parece que solo tocan ligeramente el suelo? ¿Qué necesitan tus pies en este momento?

Es importante que al comprobar cómo se ven y se sienten tus pies lo hagas con amor y no con juicio. Tus pies pueden contar mucho sobre tu historia.

Recomiendo encarecidamente tomarse un tiempo para decir ‘gracias’ a sus pies de la manera que le parezca adecuada. Lo han guiado a lo largo de su vida y continúan apoyando su viaje.

Traducción automática al español.
Copyright y Fuente original en inglés: FSBA Newsletter Vol. 1

Artículos relacionados

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *